Unidades de psicogeriatría en establecimientos geríatricos

El presente apartado ha sido extraído y adaptado del “Manual Argentino para el Cuidado de Ancianos” Dr. Hugo Valderrama y col. – 3 edición – Santa fe octubre 2000

Todos los derechos reservados ISBN: 950-43-9008-0
UNIDADES DE PSICOGERIATRÍA EN ESTABLEMIENTOS GERÍATRICOS.

Beneficios de su existencia.

1. Evitan que los residentes con y sin autonomía mental convivan en un mismo espacio físico.
2. Permiten al establecimiento geriátrico una mayor flexibilidad de procedimientos y ofrecen una mejor calidad asistencial.
3. Evitan el desarraigo de aquellos residentes que se van deteriorando en los establecimientos geriátricos y que por graves afecciones cognitivas deberían ser derivados a instituciones psicogeriátricas.
4. Permiten un mejor seguimiento de los cuadros confusionales agudos que ocupan la unidad por pocos días, para reintegrarse nuevamente al establecimiento geriátrico una vez solucionada la causa que los origina.
5. Los ancianos con deterioros cognitivos obtienen en la unidad:
Ä Una mayor libertad, y al mismo tiempo una mayor seguridad.
Ä Disminuyen la excitación y la agresión al convivir con ancianos con similares deterioros.
Ä El personal está capacitado para la tarea que realiza y recibe además algún tipo de apoyo psicoterapeútico.
Infraestructura
Anexa a un establecimiento geriátrico tiene conexiones con él, pero la disposición es tal, que los ancianos que residen en un sector no se comunican con el otro.
Puede existir, para lograr una economía de recursos, un sector como la cocina, que suministre la comida hacia la residencia y hacia la unidad por distintas aberturas.
El sector de estar será amplio para permitir el deambular de los ancianos, pero con puertas al exterior que dificulten la salida de los pacientes. A tal efecto, se pueden colocar cerraduras de bocha con botón que requieren de movimientos complejos para abrirlas, situación dificultosa para el demente que sufre de apraxia.
Otra forma de evitar “las fugas” es a través del marcado de las prendas con un sistema de timbre como utilizan los supermercados. De esta manera, cuando el residente atraviesa la puerta suena una alarma.
A veces con sólo cambiar la coloración de los pisos se provoca la detención del anciano, el que duda de atravesar o no el sector.
Para facilitar la convivencia y permitirle al cuidador que atiende el sector, un control más adecuado a la hora de las comidas, conviene instalar una mesa de fórmica de forma de media luna, en la que el cuidador se ubica con una silla giratoria en el centro y los ancianos en el borde externo.
En otro aspecto, es mucho mejor el evitar la presencia de pasillos, facilitando la ubicación de las habitaciones con el sistema de ambiente único central, de esta forma los dormitorios vuelcan a ese sector.
También es aconsejable que las puertas de las habitaciones tengan una placa de color distinto cada una, para facilitar su reconocimiento por parte de los envejecientes.-

Unidades de Geriatría de Agudos (UGA)
Las Unidades de Geriatría son servicios asistenciales incluidos en los hospitales, para la atención de personas mayores con enfermedades agudas o agudización de crónicas.
En las unidades, trabaja el equipo interdisciplinario gerontológico en los campos preventivo, asistencial y social.
Superada la etapa aguda, el geronte es asistido con el objetivo de lograr su autosuficiencia y cuando es dado de alta puede ser derivado a residencias, hospitales de día, hospitales para crónicos o a su domicilio.

Hospitales de Día
Los hospitales de día pueden estar ubicados en el mismo hospital general, en uno de agudos o en un lugar independiente de él. En ellos se lleva a cabo medicina geriátrica asistencial en horarios diurnos, recibiendo la mayor cantidad de pacientes por derivaciones de las unidades de geriatría.
El equipo interdisciplinario gerontológico trabaja en cuadros clínicos como las secuelas de los ACV, artrosis localizadas (caderas, rodillas) parkinsonismos, depresión, etc.
El hospital de día permite agilizar el movimiento de camas de las unidades de geriatría y disminuir el ingreso a residencias y hospitales para crónicos, evitando al mismo tiempo la separación del anciano de su familia.
La rehabilitación, resocialización, asistencia médica y de enfermería, así como la aplicación de técnicas de terapia ocupacional, musicoterapia, etc., dan al hospital de día el encuadre de reinserción a la vida cotidiana que lo caracteriza.-